Iglesia conectada ¿cómo ha sido el proceso de transmitir por redes sociales?

La pandemia del coronavirus ha cambiado totalmente nuestra forma de hacer iglesia, de eso qué duda cabe. Y es que los hermanos de nuestras congregaciones en el país no han podido tener un anhelado retorno a los templos producto de las cuarentenas, los brotes por la enfermedad y las restricciones sociales establecidas por el Gobierno.

Aún así, la iglesia ha permanecido estable y en desarrollo debido a que nuestra cotidianeidad se ha trasladado a una nueva plataforma: las redes sociales. Un espacio en donde los cultos, conferencias y otras actividades congregacionales han encontrado un espacio para continuar. Pero, ¿Cómo ha sido la experiencia de pasar de lo presencial  a lo virtual? ¿Cómo han afrontado nuestras iglesias el cambiar totalmente la forma y el formato de los cultos? 

Conversamos con dos de nuestros pastores, quienes nos quisieron contar su testimonio y como se han desenvuelto sus congregaciones en este nuevo mundo pandémico: el pastor Alejandro Almonacid, de la Tercera Iglesia de Valdivia y el pastor Jaime Salgo, pastor de La Florida.

Pastor Alejandro ¿Cómo ha sido su experiencia, en el contexto de la iglesia, en esta nueva modalidad?

«Cuando comenzó la pandemia en marzo del 2020 nosotros por temas de pandemia nos dimos cuenta que era imposible poder congregarnos, tomamos mano de algo que ya veníamos trabajando, que eran los cultos online. Así que a las 2 semanas de que se implantó la cuarentena ya estábamos transmitiendo, pero también a partir de eso,  como pastor empecé a pensar cómo serían los pilares de nuestros cultos porque habían muchas formas, entonces yo no quería perder cierta esencia de lo que es nuestra iglesia de Valdivia, que es el tema de la cercanía y la familiaridad. El otro pilar era que no podíamos ser tan egoístas en el sentido de que, por esta clase de transmisión, teníamos la gran posibilidad de llegar a más tipos de personas que habitualmente no eran parte de la iglesia».

¿Cómo decidieron hacer sus cultos? ¿Más abiertos o cerrados?

«En ese sentido decidimos que la plataforma para el culto sería una abierta, en este caso empezamos por Facebook y Youtube, y finalmente nos quedamos con la última pensando que era una plataforma más abierta y que no requería que las personas tuvieran un perfil de facebook creado. Youtube también nos daba la posibilidad de que las personas nos miraran por su televisor. Sobre el tema de la cercanía quisimos tener cultos donde se combinara lo que se hace en directo, más ciertas grabaciones de oraciones y presentaciones de hermanos con otras cosas».

¿Cómo fue el proceso de adaptarse y aprender estas nuevas formas de transmitir y hacer cultos?

-El estar “en vivo” implicaba desafíos de conocimientos que no teníamos en ese momento, para eso vimos muchos tutoriales y eso nos permitió ir aprendiendo y trabajando con los recursos que teníamos, ya que podíamos hacer una transmisión normal,, pero no teníamos por ejemplo lo necesario para poner videos, lo que implicaba una plataforma distinta. Eso fue un tremendo desafío, además que al principio había mucho temor inclusive hasta de cantar, la gente no se atrevía ya que era una plataforma desconocida. Fue un tiempo de muchas cosas que no funcionaban, pero la gente se conectaba y lo agradecía, ya que se sentían más cercanos por lo que estábamos haciendo».

-Esta es una de las cosas maravillosas que ha permitido esta nueva manera de realizar cultos, la desaparición de las barreras geográficas y la oportunidad de que hermanos de otras regiones o países puedan ser parte de nuestras congregaciones. ¿Verdad, pastor?

«Eso es maravilloso porque gente de Chile y hasta de fuera se han conectado con nosotros, y sé que estas cosas que hemos aprendido permanecerán en el tiempo porque nos dimos cuenta que podemos hacer iglesia en este tiempo de confinamiento. Fue una posibilidad de ver que hay nuevas cosas para la iglesia, ya que a pesar de que lo físico es importante también, hay un gran nicho para trabajar con personas que, de otra forma, no se acercarían a la iglesia», nos comenta el pastor Alejandro.

Pastor Jaime Salgado, Iglesia de La Florida, Santiago: «Desde marzo de 2020 se retoma una transmisión del culto que hacíamos antes, pero esta vez con otro formato en el sentido de que en la semana estábamos en cuarentena, entonces el fin de semana al templo solo iba quien dirigía el culto, quien daba la predicación y los hermanos que ayudan en la transmisión del culto. Desde aquel entonces se empezó a usar el programa OBS y con este hacíamos la transmisión a un nuevo canal de Youtube de la iglesia que abrimos y donde transmitimos el culto domingo tras domingo, además queda grabado para que se pueda ver cuando quiera».

¿Se ha formado un equipo para realizar las transmisiones?

«Así es, en esto participa un equipo de 2 hermanos que están en el aspecto técnico y también mostrando las peticiones. ¿Qué quiere decir esto? Que cuando estamos en vivo en Youtube, está también la posibilidad de que los hermanos puedan escribir sus saludos o peticiones de oración, entonces un hermano los copia y los envía a quien dirige el culto. Actualmente están transmitiendo los cultos entre 1 a 2 personas. Como ahora no podemos llegar al templo producto de la cuarentena, todo se hace desde las casas por lo que hacemos una sesión de Zoom, enviamos el link a todos quienes van a participar y a las 10:30 del domingo entramos todos a esta sesión para comentar sobre lo que será la transmisión, el programa, consultas o ajustes. Entonces a las 11 de la mañana comenzamos con un himno y luego quienes coordinan».

La inversión también ha sido un tema importante, ya que tanto iglesias como pastores y hermanos han tenido que comprar equipamiento para transmitir de una mejor manera en las iglesias o en sus propios hogares. ¿Qué inversiones han tenido que hacer en ese sentido?

«Respecto al equipamiento todos hemos tenido que equiparnos con un buen notebook, comprar cámaras web y trípodes. Yo he tenido que invertir en audífonos inalámbricos para tener mejor sonido y libertad de movimiento. Mi lugar de transmisión es el living de mi casa, donde cada domingo instalo el notebook, cámara, atril, micrófono, etc, y uso la pantalla del televisor como monitor para ver cómo se va dando la transmisión», nos comenta el pastor Jaime.

Y la recepción de los hermanos pastor ¿Cómo ha sido?

«La recepción de la iglesia sobre la transmisión ha sido buena, además el proceso ha sido fácil porque el día sábado el hermano que ayudará en la transmisión del culto me envía el link y ese lo comparto en el grupo de Whatsapp principal de la congregación donde hay casi 250 hermanos. Entonces ellos el domingo van a ese link y pueden entrar al canal de Youtube».

Cambios que ha provocado en nuestra vida personal y de iglesia la pandemia del Coronavirus, pero damos gracias al Señor que nuestras iglesias han sabido adaptarse a estos nuevos tiempos y han podido seguir predicando su palabra.

Start typing and press Enter to search