Aconsejando desde el corazón del Evangelio

Palabras de transformación y esperanza

La crisis sanitaria que hemos enfrentado este último año ha levantado una fuerte necesidad de acompañamiento, de entregar aliento y esperanza. Hemos visto que personas han replanteado sus vidas y buscan un cambio, si bien esto lo hemos visto siempre de manera más solapada, en este tiempo las personas lo viven de manera más intensa. 

El apóstol Pablo tenía claro que su vida no debía ser autónoma o separada de otros, creía profundamente en el sentido de comunidad, que muchos conocieran a Cristo, y de acudir en apoyo mutuo ante cualquier tipo de necesidad. 

En su carta a los Romanos encarga a los lectores que lloren con los que lloran (Rom.12:15). En la carta a los Filipenses se dirige a los seguidores de Cristo aconsejando que consideren las necesidades de los demás, más importantes que las propias (Fil. 2:3) y en la carta de los Gálatas los llama a restaurar a quien ha cometido pecado (Gal. 6:1). 

La consejería cristiana en nuestro medio es una práctica que muchos realizan a diario, y otros ocasionalmente. La consejería y el acompañamiento es mirar con los ojos de Dios la necesidad del ser humano, en misericordia y amor. Es un discipulado práctico que devuelve la esperanza, que quita los pensamientos de mal y pone pensamientos de bien. Saca las mentiras del maligno, y el Espíritu Santo evidencia la verdad de Cristo, y así pueden vivir en paz a pesar de las aflicciones.

El pastor y autor de varios libros, Pablo David Tripp, escribió[1] que la teología no es solo contenido de la fe y práctica, sino también aborda el proceso de modificación de creencias y comportamientos. La Biblia define la realidad mental, emocional, física y espiritual del ser humano, nos muestra lo que hay en el corazón y cómo todos los males vienen desde adentro de la persona (Mc. 7:20-23). Igualmente, nos orienta a renovar y transformar nuestra mente (Ro. 12:2), nuestro comportamiento con nosotros mismos, con el prójimo y con Dios. Así que, lo que controla el corazón moldea la conducta y tiene influencia sobre cada aspecto de la vida de una persona.

Quienes tienen un llamado a la consejería para cristianos o inconversos, requiere mirar de una manera integral a cada persona para entender y dar respuesta a su particular necesidad. Muchas veces se requiere un acompañamiento individual y/o familiar, y otras veces las palabras se deben transformar en acciones. 

En este tiempo donde el encierro, las hospitalizaciones, la cesantía, la pérdida de un familiar o conocido, la inestabilidad política, guerras y otras situaciones más, están levantado un sin número de maneras de estar con el prójimo. Los tiempos de escucha han aumentado, también los tiempos de alentar y de dar esperanza. Niños y adolescentes están viviendo sus procesos de crecimiento de una manera atípica, y así cada etapa evolutiva con sus particularidades. Hoy se requiere mayor profundización en la búsqueda del Señor para entregar a otros lo que por gracia recibimos. Así también llorar o afligirnos con nuestros hermanos, permaneciendo en la esperanza de Cristo en nuestras vidas, donde muchas veces vivimos a pesar de no tener respuestas, sino, simplemente esperamos en el Señor juntos. 

Que habite en ustedes la palabra de Cristo con toda su riqueza: instrúyanse y aconséjense unos a otros con toda sabiduría; canten salmos, himnos y canciones espirituales a Dios, con gratitud de corazón” (Colosenses 3:16)

La consejería cristiana es más que alentar con un manual por un breve momento, o de discipular por largos periodos. Desde la sabiduría de Dios, la consejería acude a la necesidad de acuerdo a lo que requiera en su tiempo y profundidad. 

¿Qué necesidades ves a tu alrededor? ¿cuál es el contenido o interés de nuestro consejo o acompañamiento? ¿qué tan dispuesto estás para ser instrumento en las manos de Dios para alentar a otros?

Cada día el Señor presenta oportunidades para que Él sea conocido, para que el afligido lo abrace, para que el enfermo sane, para que el pecador se restaure, para que el hijo vaya de la mano de su Padre, y esto el Espíritu Santo lo puede hacer a través de ti.

Referencias: Lambert, H. (2020) “Teología de la consejería bíblica”. Editorial Bautista independiente, USA.

Cutrer, W. (2009) “Guía para aconsejar a familias y personas en crisis”. Editorial Portavoz, USA.

Artículo “La Palabra de Dios en el ministerio de aconsejar”, LA ASIGNACIÓN DE TAREAS – Parte I. Tripp, Pablo David

[1] Artículo “La Palabra de Dios en el ministerio de aconsejar”, LA ASIGNACIÓN DE TAREAS – Parte I. Tripp, Pablo David

Start typing and press Enter to search